viernes, 16 de noviembre de 2012

Buen fin 2012

A partir de hoy se llevará a cabo la segunda edición del programa “El buen fin” con la finalidad de promover el consumo interno en México, en donde se plantea que se ofrecerán productos y servicios a mejores precios y con descuentos accesibles para toda la población. Esta ocasión será del 16 al 19 de noviembre de 2012.
Recientemente se dieron a conocer noticias respecto a los empleados del Gobierno Federal quienes recibirán por adelantado una parte de su aguinaldo para que lo puedan “aprovechar” y consumir artículos con atractivos descuentos y promociones bancarias de dicho programa.
Al igual que hace un año, considero que esta iniciativa tiene un buen objetivo en su fondo, es decir, incentivar el consumo interno y estimular el mercado en México, hacer que el dinero circule y la economía mexicana muestre buenas señales a final de año. Sin embargo, debemos tener cuidado y no caer en “trampas” y evitar llegar al consumo en exceso.

En México adolecemos de una educación financiera enfocada a la responsabilidad y nuestros hábitos de consumo no son lo más adecuados para desarrollar finanzas sanas. Sin embargo ya tenemos la experiencia de la primera edición de “el buen fin” en el 2011 y existe la posibilidad de haber adquirido un aprendizaje sobre el consumo que tuvimos en dicha fecha.

Un factor importante a considerar en este fin de semana es que podemos caer en el error de gastar el dinero que aún no ganamos. Los invito a reflexionar (tal vez ya no es fecha para planear adecuadamente)  las compras que deseen hacer este fin de semana.

Algunas recomendaciones (entre muchas que puede haber) son:

  1. No comprar productos innecesarios. Valorar y pensar si verdaderamente requerimos dicha compra. ¿Que pasa si no lo compro?
  2. Como dice un axioma financiero; el efectivo manda. Si no tenemos la capacidad de pago en efectivo y vamos a utilizar el “dinero plástico” de la tarjeta, debemos reflexionar lo que a futuro puede ocurrir.
  3. Si una compra no estaba planeada dentro de nuestro presupuesto, es importante priorizar las decisiones, no se trata de decir siempre que no se compra, sin embargo se requiere un análisis simple y acorde a las posibilidades actuales.
  4. Evaluar las necesidades reales vs. gustos, preferencias, deseos y caprichos.
  5. Adquirir productos de calidad, no solamente comprar por ser “barato”.

El objetivo de este artículo es proporcionar mejores herramientas para que nuestros hábitos de consumo sean inteligentes y responsables y nos den la oportunidad de satisfacer necesidades sin caer en los perjuicios que una mala administración de nuestras finanzas puede ocasionar.

Que tengan buen fin de semana y finanzas sanas.
Nuestra cabeza es redonda para permitir al pensamiento cambiar de dirección. Francis Picabia.